Buscar en el blog

Translate

viernes, 7 de marzo de 2014

Segundo Séquito Inquisitorial


Llevo varios días alejado de los pinceles debido a viajes de trabajo, y la verdad es que me ha costado retomarlos. Para volver a "calentar", he optado por pintar unos guardias imperiales de Cadia de plomo, de la 2ª Edición, que compré hace una semanas a Gorgo, de La Armada.

Como ya conté hace casi tres años en esta entrada, en su día pinté un par de guardias de Cadia con la librea de negro y amarillo de Ramiro porque me molaba la idea de dotarle de guardaespaldas. Fue más tarde cuando la propia GW introduciría el concepto de "Cófrades", permitiéndome jugar con ellos.

Los viejos guardias de Cadia son perfectos. En lugar de llevar placas de armadura, llevan una chaqueta modelada de tal forma que puede pasar perfectamente por un chaleco. Volver a repintar estas viejas glorias ha sido todo un gustazo.

Lo malo es que no he podido replicar exactamente los colores, ya que el amarillo que usé en su día creo que era el Bad Moon Yellow, que ya no existe (y no tenía ganas de pedir el equivalente a Coat D'Arms). No me he complicado mucho y he optado por dar una base de Marrón Vómito, lavada con Tinta Marrón y luego un par de luces con el color base y mezcla con Amarillo Dorado.

Para empezar, tres fusileros haciendo lo que deben hacer: disparar. El chaleco está pintado como digo arriba. Las zonas negras, un sencillo pincel seco muy suave de Gris Codex sobre la imprimación negra.


Vista trasera. Para las correas del casco y las mantas he usado Azul Mágico. Las luces del chaleco he buscado exagerarlas para dar más contraste con el negro.


Las otras dos figuras son un guardia con rifle de fusión, y otro fusilero al que le faltaba la cabeza. Para solucionarlo, he usado una cabeza de plástico de Cadia. Sin casco, ya que los cascos actuales de Cadianos me parecen espantosos, y además desentonaría con el resto.


Vista trasera


La hombrera derecha de cada mini lleva un aquila de la Guardia, que está pintada en plata. En la otra hombrera, lisa, he pintado una I de la Inquisición, también en plata.


Un detalle curioso es que el guardia del rifle de fusión debe ser de una tirada más moderna. Si os fijáis, tiene modelado un agujero en la bocacha del rifle mientras que el antiguo tiene la bocacha plana. Salvo eso, las minis son idénticas.


Y termino con la foto de familia, mostrando a los cinco guardias junto a los dos originales y al Inquisidor Rámiro. Este es mi segundo séquito: el de disparo. El original, de combate cuerpo a cuerpo, lo podéis ver en esta entrada.


El aspecto de conjunto es muy bueno. Se aprecia que los amarillos son distintos, pero tampoco desentona mucho. Ahora sólo me queda sacar ánimos para pintar un tercer séquito: el de las cosas bizarras...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra que estes de vuelta, has devuelto el sentido a mi existencia...
Nah es broma pero si hechaba de menos meterme en tu blog y ver algo nuevo.
A mandar tio

Raúl Mariscal40k dijo...

Me ha gustado mucho es esquema de colores y ver los antiguos guardias volver al ruedo.

Muchos te seguimos en silencio :P

LinkWithin

Entradas relacionadas...

Entrada destacada

MERCS Recon: una partida

En la reseña que hice del contenido de la caja de MERCS hace unos días, me faltaba hablar de las reglas. Tras haberlas leido un par de vece...