Buscar en el blog

Translate

lunes, 30 de junio de 2014

All Quiet in the Martian Front: desempaquetando.

"Nadie hubiera creido a finales del siglo XIX que la vida humana estaba siendo observada, desde los mundos infinitos del espacio. Nadie habría podido soñar que estabamos siendo estudiados, como se estudian bajo el microscopio los organismos en una gota de agua. Pocos hombres admitían incluso la posibilidad de vida en otros planetas. Sin embargo, a través del abismo espacial, mentes infinitamente superiores a las nuestras dirigían su codiciosa mirada hacia esta Tierra. Y lenta, pero inexorablemente, dispusieron sus planes contra nosotros..."

El pasado viernes me llegó por fin la primera entrega del Kickstarter de All Quiet in the Martian Front. No es el primer Kickstarter que financio, pero sí el primero que recibo, así que he decidido hacer una entrada especial para mostrar lo que ha llegado y comentar el sistema.

All Quiet in the Martian Front es un wargame en escala de 15mm, producido por Alien Dungeon-Architects of War y cuyas reglas han sido diseñadas por Rick Priestley y Alessio Cavatore. El juego trata de la Segunda Invasión Marciana en 1910. La invasión de Inglaterra en 1898 descrita por HG Wells parece cosa del pasado, pero los marcianos han seguido preparándose... y han vuelto!. El juego de momento cuenta con tres facciones: los marcianos, el ejército USA y la Fuerza Expedicionaria Británica. En el Kickstarter se anunciaron más facciones, en el más puro estilo de Ci-Fi Victoriana: los venusanos, los selenitas, los moradores del centro de la Tierra, y otras naciones terrestres como Francia y el Imperio Prusiano.

En el kickstarter yo opté por el nivel Invasión!, que, de serie, traería 3 tripodes marcianos, 6 tanques, 6 peanas de infantería, 1 pelotón de ametralladoras y 1 unidad de motoristas. Aparte de ello, por apuntarme de los primeros, me correspondía un tripode marciano adicional, y una unidad de drones marcianos.

A medida que se fueron desbloqueando cosas, he terminado juntándome con lo que digo arriba, más: una unidad de esclavos mentales, dos unidades de "presas humanas" (civiles), otros tres tanques, un tripode explorador, y un montón de extras adicionales. Aquí tenéis la caja recién abierta llena de juguetes... :)


Lo primero que quise ver fueron los trípodes marcianos. Aquí los tenéis. Constan de dos matrices: una con las patas y la peana, y otra con la cabina y las armas. Más sobre los trípodes, después.


Los tanques vienen en bolsitas de tres, y cada tanque consta de una única matriz con la que se pueden montar dos modelos de tanque diferentes.


La infantería no es de plástico, sino de metal. Cada unidad viene en su bolsita con peanas de plástico.


Muchos extras en forma de dados de calidad, plantillas y marcadores de plástico transparente, e incluso una granja estilo 1910 formada por cuatro hojas de cartón troquelado lista para montar.


El envío se completa con una cinta métrica y el reglamento de iniciación. La única pega que puedo achacar al reglamento es que no incluye todas las reglas especiales necesarias para jugar con las miniaturas que tengo ahora, pero una lectura cuidadosa en los foros de Alien Dungeon y toda la información está disponible allí. Esta es una medida obvia para hacer que la gente se compre el reglamento completo. Personalmente, creo que lo haré más adelante ya que toda esta ambientación me encanta.


Veamos que pinta tiene un trípode marciano. Como podéis ver, dos de las patas tienen pose fija, y la tercera es articulada. Esto permite montar a los trípodes en poses estáticas o dinámica, al gusto de cada uno.


La articulación de la tercera pata permite posarla de varias maneras. De hecho, el sistema de montaje admite perfectamente el "snap-fit", o sea, montar las minis sin pegarlas.


Aquí podéis ver las patas del trípode montadas en su posición estándar, sin posado alguno. El plástico es de muy buena calidad, e incluso los tentáculos, que parecen frágiles, pueden aguantar perfectamente los rigores del tablero sin deformarse ni romperse.


Y aquí está el trípode completamente montado en su configuración de Rayo de Fuego. Los tripodes admiten tres tipos de armas: el Rayo de Fuego, el emisor de Polvo Negro, y las bombas de Gas Verde.


Como digo arriba, los trípodes pueden montarse sin pegar, de modo que las otras armas pueden acoplarse sin problemas a posteriori cambiando la configuración del marciano. Yo, sin embargo, he optado por pegar el modelo por seguridad.


En cuanto al tanque, este consta de un chásis básico que podéis ver abajo. El interior del tanque está relativamente detallado, de modo que los modelistas con ganas pueden hacer conversiones o incluir tripulación.


Una vez montado el chásis, es posible usar las piezas que muestro en la foto de abajo...


Y montar un tanque MkII, armado con un cañón de 4 pulgadas.


O bien usar las otras piezas...


Y montar un MarkIII armado con tres cañones.


La matriz del tanque incluye un par de ametralladoras que pueden montarse también en los tanques. En la foto de abajo podéis ver el tanque al lado de un Land Raider clásico de Epic40K a efectos comparativos de tamaño.


Aquí tenéis al tanque al lado del trípode.


Y ahora con un marine para daros una idea de escala.


La infantería es toda de plomo. Aquí abajo podéis ver un escuadrón de infantería americana. Todos con el uniforme de 1910 y máscaras de gas. Hay muchas posturas variadas e incluso un oficial al mando. El escuadrón consta de tres peanas (15 figuras)


Y aquí las "presas humanas": una selección maja de civiles corriendo aterrados, vestidos con ropa de época y que va a ser una delicia pintar.


En los próximos días iré montando y pintando estas unidades, y las iré mostrando en el blog.

En cuanto al reglamento, lo he estado leyendo y es un reglamento muy sencillo de aprender (pero esto no significa que el juego sea simple). El movimiento es el estandar en todo wargame, con una capacidad de movimiento por unidad que se reduce a la mitad en terreno dificil. El disparo y el asalto son simultáneos y la gran novedad es que en el turno cada jugador Mueve, Dispara o Asalta, y luego Mueve otra vez. Esto permite a los frágiles humanos disparar a los marcianos y luego volver a cubierto, o a los marcianos recorrer más distancia en muy poco tiempo.

Para disparar se tira un D10 por cada arma (elemento o peana) de la unidad que dispara y debe superarse la defensa del objetivo (que representa su tamaño, agilidad, etc.). Esta tirada se ve modificada por la cobertura, si la hay. Por cada impacto, se vuelve a tirar un D10 y ahora hay que superar el blindaje del enemigo. Esta tirada se ve modificada por la potencia del arma. Así, los rifles de infantería son inútiles contra los trípodes y la infantería debe asaltar con granadas si quiere tener alguna posibilidad de hacer algo, mientras que los tanques pueden ablandar los objetivos más facilmente.

Los marcianos tienen varias armas, destacando el icónico Rayo de Fuego, que puede dispararse en modo concentrado (más alcance, más potencia, un sólo impacto) o en modo barrido (menos alcance, menos potencia, pero usa una plantilla y puede impactar a varias unidades a la vez.

Los marcianos, mentes frías y calculadoras, son totalmente inmunes a la moral. Los humanos no, y esto les hace muy propensos a huir cuando sufren bajas (algo normal). La gran ventaja de los humanos es que la infantería puede desplegar señuelos y desplegar oculta o montar trampas, lo que hace más dificil la vida a los marcianos, que deben usar drones y esclavos mentales para lidiar con la infantería. Otras unidades, como las motos, pueden cablear las patas de los trípodes e inmovilizarlos...

Como digo, el reglamento es sencilllo, pero la gran variedad de unidades lo hace entretenido. Además, es un juego totalmente asimétrico: con unos marcianos escasos pero muy poderosos, contra hordas de diminutos y patéticos humanos que deben confiar en las tácticas y el número para acabar con los invasores. Estoy deseando terminar de montar todo y comenzar a pintar a jugar!

Y para ello, ya he desempolvado el mítico disco de Jeff Wayne que me servirá de banda sonora...

"The chances of anything coming from Mars are a million to one, he said... 
The chances of anything coming from Mars are a million to one, but still, they come"

1 comentario:

tomeu dijo...

Qué buena pinta! A ver como te desenvuelves con esta escala, las minis parecen muy detalladas para lo pequeñas que son!

LinkWithin

Entradas relacionadas...

Entrada destacada

MERCS Recon: una partida

En la reseña que hice del contenido de la caja de MERCS hace unos días, me faltaba hablar de las reglas. Tras haberlas leido un par de vece...